“Nunca he estado triste por la enfermedad. He luchado y he estado entusiasmado y mis amigos siempre me han apoyado”

Conoce la historia de Hugo, un niño diagnosticado de un linfoma que fue tratado con éxito en la Clínica Universidad de Navarra gracias a la ayuda de Niños contra el Cáncer.

A pesar de su corta edad, Hugo ya tiene una larga historia de superación que contar. Natural de un pueblo de Guayaquil llamado Tarifa (Ecuador), tenía solo seis años cuando los médicos le diagnosticaron una leucemia aguda. “Desde entonces nunca he estado triste por la enfermedad. Al revés, he estado entusiasmado y mis amigos me han apoyado en todo, sobre todo Pau, que me ha ayudado siempre con los deberes”, afirma Hugo.

A pesar de su valentía y su incansable lucha, Hugo sufrió dos importantes recaídas que le dejaron 10 meses sin poder caminar. Ante tal pronóstico, los médicos contemplaron la posibilidad de hacerle un trasplante de médula ósea, por lo que se pusieron en contacto con la Clínica Universidad de Navarra para valorar tal posibilidad.

El doctor José Rifón, especialista en el Servicio de Hematología y Hemoterapia, fue quien atendió su caso. “Cuando Hugo vino a la Clínica, nos dimos cuenta de que no había recursos suficientes para realizarlo, pero eso no nos paró. Tomamos la decisión de seguir adelante con el trasplante porque si regresaba a Ecuador a buscar los recursos, no había mucho tiempo de maniobra. Solicitamos la colaboración de Niños contra el Cáncer, un proyecto de la Clínica Universidad de Navarra para que los niños enfermos del cáncer puedan acceder a tratamientos específicos”.

La oportunidad de Hugo pasaba por el trasplante y Niños contra el Cáncer lo hizo posible. Desde su creación en 1982, esta iniciativa de la Clínica Universidad de Navarra persigue 2 objetivos:  ayudar a familias con recursos insuficientes para abordar tratamientos específicos para sus hijos enfermos, e investigar para encontrar soluciones a los casos para los que todavía no hay alternativa terapéutica.

Hoy Hugo es un niño de doce años con un claro objetivo: “Me gustaría escribir la historia de cómo ha sido mi enfermedad en estos cincos años  para publicarla y animar a más niños para que puedan seguir luchando”.